font-size:10px;

lunes, 29 de junio de 2015

Cómo recuperarse después de una noche de fiesta

Y con este título no me refiero a una resaca, porque nunca voy a fomentar el consumo del alcohol, sino a noches largas sin dormir por reuniones con amigos, compañeros de trabajo, pareja....
Nuestra piel refleja todo lo que hacemos; sea positivo o negativo, y cuando maltratamos a nuestro cuerpo negándole las horas de sueño que "nos pide obligatorias" debemos ofrecerle a cambio cuidados extra.

Antes de salir, prepárate
Es necesario que prepares tu piel para una larga noche si quieres que tenga el mejor aspecto posible al día siguiente. Después de hacernos una limpieza básica, nos deberemos aplicar un suero facial antioxidante para proteger la piel de los radicales libres a los que estaremos expuestos. Utiliza además una crema hidratante nutritiva que contenga vitaminas C o E.


Consume todos los jugos, zumos multivitaminas y agua que puedas, para darle un "chute" extra de energía al cuerpo e hidratación.

Durante la reunión o fiesta
Hay que evitar la comida salada porque ésta en exceso lleva al organismo a retener más agua y nos sentiremos muy hinchados al día siguiente.
Nunca olvides de llevar una pequeña botella de agua en el bolso, sobre todo si hace mucho calor y tienes que andar mucho.
Si consumes alcohol, hazlo con moderación y trata de evitar bebidas alcohólicas de alta graduación.
Normalmente en las discotecas, pubes, y otros locales que abren toda la noche tienen un ambiente muy cargado, sin buena ventilación y por ello deberemos hacer salidas regulares del local para oxigenar nuestra piel. Otro buen producto que puedes llevar contigo es un spray de agua termal.

Una vez en casa...y al día siguiente 
Cuando llegues a casa por muy cansadas que estemos, hay que retirar el maquillaje con un desmaquillador suave, aplicar de nuevo el suero facial y una buena crema nutritiva de noche (¡aunque sean las 10:00 de la mañana!)


Para prevenir la acumulación de líquidos en la cara y alrededor de los ojos, dormiremos en dos almohadas que nos eleven el tronco, al igual que cuando tenemos problemas respiratorios.

Respirar un aire cargado reduce el aporte sanguíneo de oxígeno a la piel, de modo que quizás tengamos al día siguiente un tono de tez cetrino más marcado de lo normal (amarillento o verde aceituna). Para revitalizar nuestra piel comenzamos con un exfoliante facial que contenga ácidos de frutas. (entre los ingredientes debe contener las siglas AHA, alfa-hidroxiácidos) Estos ácidos actúan más o menos profundo en la piel dependiendo del tipo de ácido y su concentración; ayudando a eliminar células muertas de la piel de forma eficaz. 

Nuestros ojos delatan una noche sin dormir mucho más que cualquier otra parte de nuestro cuerpo.
Si tienes tiempo, túmbate en la cama con un antifaz frío sobre los ojos y relájate unos minutos.
Combate el enrojecimiento con colirio específico. Contraen los capilares sanguíneos y hacen que el blanco de los ojos vuelva a brillar. 

Para que tu piel tenga un aspecto fresco todo el día, lleva un frasquito de agua de rosas con rociador. 

Y por supuesto, bebe, bebe y bebe. Por supuesto, ¡me refiero a mucha agua y zumos!

Con estos consejos, seguro que tendréis un día de después mucho más radiante. ¿te gustó el post? ¡Déjame un comentario para alegrarme el día!

1 comentario:

  1. Son cosas básicas que siempre olvidamos pero van muy bien! gracias por hacernos recordar!

    ResponderEliminar